Razones por las que deberías adaptar las imágenes que subes a tu sitio